miércoles, noviembre 21, 2012

Escapada a Estocolmo #myvuelingcity

Gracias a JJ me invitaron a la experiencia My Vueling City Game, organizada por Vueling, en la que varios blogueros europeos intercambiaban ciudades y consejos y contaban sus aventuras por Internet bajo el hashtag #myvuelingcity. A mí me tocó Estocolmo, pero desgraciadamente no apareció mi homólogo holmiense que vendría a Granada, por lo que no pudimos intercambiar trucos de nuestras ciudades. De todas maneras no me importó, ya que disfruté mucho de la ciudad.

Llegamos el jueves por la noche desde el aeropuerto de Arlanda directos a la Estación Central y nos hospedamos en el hotel Kung Carl, en la calle Bilger Jarlgatan, en el mismo centro, a una parada de la estación. La Estación Central es el centro neurológico de Estocolmo, y al igual que muchas ciudades europeas está llena de tiendas y puestos de comida. Existen varias tarjetas de metro, nosotros compramos la de viajes ilimitados durante 72 horas por unos 23 euros. Por cierto TODO (hasta los chicles) se puede pagar con tarjeta, no llegamos ni a cambiar euros por coronas suecas.

La primera mañana nos dirigimos a la estación central y salimos a la plaza Sergels Torg (la que tiene una escultura luminosa). Ahí está el Kulturhuset, un sitio alucinante. Es una especie de casa de la cultura de acceso libre, con revistas, libros, cómics, videoteca... a disposición de todo el mundo! Además cuenta con cines, tiendas y salas de exposiciones. Allí tuvimos la suerte de ver la exposición "A day in a world", un proyecto documentalista que almacena todas las fotos de un día en concreto realizadas en todo el mundo que quiso participar.



La zona que rodea a esta plaza es muy comercial y llena de vida.

Drottninggatan

Después nos dirigimos al casco antiguo: el Gamla Stan. Partiendo del Kulturhuset pasamos por una calle muy comercial: Drothinggatan. Al llegar atravesamos el Parlamento y vimos el Palacio Real. Después estuvimos paseando por las calles de Gamla Stan, llena de tiendas la mar de interesantes. Particularmente me encantó una tienda de cosas frikis enorme: la Science Fiction Bokhandel.

Gamla Stan 2


Tras el paseo por esta zona comimos sushi bastante barato en Sushi House (son muy de sushi allí). Nos costó encontrar restaurantes de comida tradicional sueca (aparte de los arenques crudos del desayuno del hotel!), así que estuvimos comiendo en restaurantes de muchos sitios del mundo (americano, turco y mexicano además del japonés!) :)

Visita obligada es el Stadhuset, el ayuntamiento de Estocolmo, famoso por ser el lugar donde se entregan los Premios Nobel. Por cierto, no hay premio Nobel de matemáticas porque la señora Nobel engañaba a su señor marido Nobel con un matemático. O eso dice la leyenda urbana. Curiosamente estaban ensayando una ceremonia para los nuevos doctores en la que señores vestidos de antiguo dispararon varias salvas de cañones.

Royal Guard

Stockholm

En otoño (e invierno) anochece muy rápido en Suecia, así que a las 4 ya era de noche. Volvimos a Gamla Stan para verla con otro tipo de luz y encontramos una auténtica posada vikinga: Aifur. Está orientada para turistas, obviamente. Pero a mí lo vikingo me mola, y lo pasé pirata mientras bebía cerveza en vaso de barro mientras sonaba música vikinga y los camareros (vestidos de vikingo) gritaban cosas muy fuerte y te dejaban hacerte fotos con un casco y un hacha. Fus!


Al día siguiente (sábado), y porque aún me sentía vikingo nos acercamos al Historiska Museet, el Museo de Historia. Allí podemos aprender un montón de la historia de Suecia, habiendo un ala enteramente dedicada a... los vikingos! (por cierto, la tradición vikinga es menor en Suecia que en Noruega o Dinamarca, pero a mí me da igual).


Otro museo interesante el Museo Vasa, también conocido como el museo del EPIC FAIL sueco. Un rey decide hacer un barco enormísimo, lleno de oros, cañones y riquezas. Y a los 20 minutos de botarlo se da la vuelta y se hunde. Afortunadamente, los sedimentos del mar báltico lo conservaron muy bien y podemos verlo "la mar" de bien.

También visitamos la zona al sur de Gamla Stan, un poco más bohemia y joven y llena de tiendas más "alternativas".

El domingo nuestro vuelo salía pronto, así que nos dirigimos de nuevo a Arlanda, no sin antes comprar unos cuantos kanelbullen (esto sí es típicamente sueco) para compartir en España!

En resumen, Estocolmo tiene las ventajas de una ciudad pequeña (casi no tuvimos que usar el metro y había muy pocas colas en cualquier sitio), y a cambio tiene ese aire de gran capital europea: mucha vida, tiendas, museos, espectáculos... La añado a mi lista de ciudades europeas favoritas.

Puedes ver el resto de mis fotos de Estocolmo en este álbum de Flickr.

lunes, julio 16, 2012

El fin de Radio Contadero

Hace quince (quince!) años llamé a un programa de Radio Contadero que sorteaba entradas para ir a ver Mentiroso Compulsivo. La pregunta era "¿Cuál fue la primera película de Jim Carrey? Por supuesto, un catorceañero friki de los 90 sabía TODO sobre Jim Carrey, así que no sólo acerté la pregunta, sino que arriesgué en el Doble o Nada y me llevé DOS entradazas.

El programa se llamaba "Noches De Cine". Y no sabía que 10 años después acabaría dirigiéndolo...

En el año 2002, Germán Cabanillas, antiguo director del programa, me llamó como invitado para hablar de "El Ataque de los Clones", y en el 2004 volví a asistir de invitado para hablar de "Alien Vs. Predator" (puede verse como mis gustos y conocimientos cinematográficos siguen un cierto patrón...). Tras este programa, a Germán le gustó mi intervención y me invitó a ser colaborador semanal. Durante esta época estuve realizando programas con Germán, Moisés, Miguel y Manolo, siempre hablando de cine friki, que para los clásicos ya teníamos al resto.

Durante los siguientes años hemos tenido algunas bajas y entradas, por distintos motivos, han entrado y salido nuevos colaboradores: Ali, Maricarmen, Rubén, Olga, Isa... y acabando en la actualidad con Jesús, Tania, Miguel y un servidor. Un servidor que hace de "director" por antigüedad más que por otra cosa, porque el programa nunca ha tenido un "director", ha sido más bien una cooperativa.

Radio, Radio... Contadero!
Jesús, en la técnica, haciendo sus cosas de técnica.

Y al igual que el resto de colaboradores de Radio Contadero, no hemos cobrado nunca. Quizá la única recompensa era la cena de Navidad, en la que siempre lo hemos pasado genial y hemos conocido a grandes profesionales como Miguel Balao, David Fernández, al equipo de Aires Celtas, de Tirando a Fallar, de Memories... y sobre todo a la gran profesionalidad de Moisés Chacón, Trini Megías y Marta Fernández.

Hoy me entero de que el pleno de septiembre del Ayuntamiento de Huétor Vega planea cerrar la emisora porque no es rentable. Recordemos que el único sueldo que se paga es a la directora, Trini, y el mantenimiento de los equipos y alquiler de la señal. Entiendo que estamos en crisis, que hay que quitar lo superfluo y ahorrar, que el ladrillazo y los bancos no se financian solos. Pero para empezar, eliminar Radio Contadero quita un puesto de trabajo de una madre de familia. Y quita del espectro una radio que conoce TODA Granada. Y una opinión totalmente libre y no subyugada al partido que gobierne en ese momento. Puedes firmar en esta web en contra de su cierre, y enterarte de nuevas noticias.

Soy el primero que admite que no podíamos competir con programas serios (o sea, aburridos) de cine, así que tuvimos que darle ese toque frikazo malasombra. Durante estos años hemos metido caña al cine intelectualoide, a Tim Burton, a Sinde, a Wert, al PSOE, al PP, a la PlayStation, a Tim Burton otra vez, al cine español, al iraní, al argentino, a Skyline, a los Transformers y al resto de cosas de la Tierra.

Y lo mejor es que nunca, NUNCA, nos han llamado la atención ni nos han censurado nada. Eso, amigos, es hacer radio en libertad.

PD: La respuesta era Mordiscos Peligrosos.

lunes, mayo 07, 2012

Cómo visitar en Florencia en un día (o dos)

Mi colega b12jose me pidió consejo sobre qué ver en Florencia. Aparte de que me la sé de memoria por saltar de tejado en tejado en el Assassin's Creed 2, resulta que como mi hermana estuvo 9 meses de Erasmus por esas tierras ya había ido unas cuantas veces: tres, para ser exactos. Y bueno, pues ya que le escribí el correo, pues lo pongo por aquí por si a alguien más le viene bien.

Si voláis con alguna compañía de bajo coste posiblemente aterricéis en Pisa, así que pillar el tren a Florencia desde el mismísimo aeropuerto. Al llegar a Florencia se sale de la estación de Santa María Novella y lo primero que podemos ver es la Iglesia de Santa María Novella, obviamente. No merece la pena entrar dentro a menos que seas historiadora del arte como mi hermana.

Se puede ir caminando hasta la Basílica de San Lázaro, el siguiente punto importantísimo, al ser la primera fachada renacentista. Podéis soltar eso a vuestros amigos y quedáis muy intelectuales. Tampoco merece la pena entrar dentro. Por esa zona todos los días hay mercadillo con souvenirs, bolsos...
Carnival

El siguiente punto es la Santa Maria Dei Fliori, que es la Catedral. Por fuera es la leche, y aunque por dentro es más sencilla merece la pena entrar dentro (es gratis) pero sobre todo merece la pena subir a la cúpula.
Tumba de Asesino


También podéis ver las puertas del Baptisterio, de Bernini. No merece la pena subir al Campanile, que es la torre de al lado y se ve lo mismo.


Il Duomo
Con esto ya tenéis la mañana echada. Podéis comer en alguna trattoria de la Via Faenza, que está cerca de la Basílica de San Lorenzo, que aun estando en el centro se separa de los restaurantes para turistas. NO comáis en la pizzería cutrona de al lado de la catedral. Es CARA.

Se camina hasta la Piazza della Republica, se ve y listo. Se baja un poco por la Via Caminala, donde hay muchas tiendas de moda y se gira por Via de  L’amberti para ver la Iglesia de Orsanmichelle por fuera (y por dentro si es gratis). Si queréis volver a ser intelectuales decid que las cerámicas son "De La Robbia". No sé lo que significa, pero cuando veáis estatuas de cerámica hay que decir eso. Me lo dijo mi hermana, que de esto sabe. Luego damos la vuelta y volvemos a la Via de L’amberti para ver el Mercado y la famosa estatua del Porcellino (que hay que tocarle la nariz).


Por la Via de Calzaioli veremos la archifamosa Piazza de la Signoria, con el famoso Palazzo Vecchio. En la puerta está el David de Michellangelo. Es una copia, el original está en la Galleria della Academia (aunque su posición inicial era el Campanile se trasladó unos años a donde está esta copia). Se puede entrar un poquico de gratis al palazzo, que es el ayuntamiento también (o algo así).

Caminamos por Piazzale Degli Uffize (ahí está la Galería de los Uffizi por si queréis ver la Venus de Botticeli al día siguiente), hasta el río Arno.

Giramos hacia el Ponte Vecchio y lo atravesamos. Muy bonito todo. Continuamos hasta el Palazzo Pitti. Hay unos jardines muy bonitos dentro (Jardines de Boboli), pero sólo si tenéis tiempo, se pierde una mañana entera en ellos y cuesta 12 pavos entrar. Se puede descansar un ratico en esa plaza.
Ezio también se pasea por ahí, pero por los tejados, obviamente.


Desde ahí tenéis que dar un paseico por el Arno hasta subir al Mirador de Michelangelo y ver la puesta de sol, que es preciosa (es un paseo, pero merece muchísimo la pena). Aquí está su situación en el Guglimaps

República de Florencia


A la vuelta podéis pasaros por la Iglesia de Santa María de Croce, que también es muy importante.


Bueno, si vais rápido esto se ve en un día, pero terminando reventaos. Podéis dejar algo para el día siguiente y complementarlo con una visita a un museo como el de La Academia (donde está el David real) o el de los Uffizzi. 

Otras cosas que ver si hay tiempo:
- Palazzo del Bargello: por dentro es muy chulo y tiene dentro piezas clave del Renacimiento, como el Donatello o el concurso de la puerta del Baptisterio, que fue prácticamente el inicio de esta etapa histórica. 4 pavos, pero creo que hay un día gratis.
http://maps.google.com/maps/place?q=Bargello&cid=2394959777485432300
- Es obligatorio tomar un helado en la heladería Vivoli, que están que te cagas.