miércoles, noviembre 21, 2012

Escapada a Estocolmo #myvuelingcity

Gracias a JJ me invitaron a la experiencia My Vueling City Game, organizada por Vueling, en la que varios blogueros europeos intercambiaban ciudades y consejos y contaban sus aventuras por Internet bajo el hashtag #myvuelingcity. A mí me tocó Estocolmo, pero desgraciadamente no apareció mi homólogo holmiense que vendría a Granada, por lo que no pudimos intercambiar trucos de nuestras ciudades. De todas maneras no me importó, ya que disfruté mucho de la ciudad.

Llegamos el jueves por la noche desde el aeropuerto de Arlanda directos a la Estación Central y nos hospedamos en el hotel Kung Carl, en la calle Bilger Jarlgatan, en el mismo centro, a una parada de la estación. La Estación Central es el centro neurológico de Estocolmo, y al igual que muchas ciudades europeas está llena de tiendas y puestos de comida. Existen varias tarjetas de metro, nosotros compramos la de viajes ilimitados durante 72 horas por unos 23 euros. Por cierto TODO (hasta los chicles) se puede pagar con tarjeta, no llegamos ni a cambiar euros por coronas suecas.

La primera mañana nos dirigimos a la estación central y salimos a la plaza Sergels Torg (la que tiene una escultura luminosa). Ahí está el Kulturhuset, un sitio alucinante. Es una especie de casa de la cultura de acceso libre, con revistas, libros, cómics, videoteca... a disposición de todo el mundo! Además cuenta con cines, tiendas y salas de exposiciones. Allí tuvimos la suerte de ver la exposición "A day in a world", un proyecto documentalista que almacena todas las fotos de un día en concreto realizadas en todo el mundo que quiso participar.



La zona que rodea a esta plaza es muy comercial y llena de vida.

Drottninggatan

Después nos dirigimos al casco antiguo: el Gamla Stan. Partiendo del Kulturhuset pasamos por una calle muy comercial: Drothinggatan. Al llegar atravesamos el Parlamento y vimos el Palacio Real. Después estuvimos paseando por las calles de Gamla Stan, llena de tiendas la mar de interesantes. Particularmente me encantó una tienda de cosas frikis enorme: la Science Fiction Bokhandel.

Gamla Stan 2


Tras el paseo por esta zona comimos sushi bastante barato en Sushi House (son muy de sushi allí). Nos costó encontrar restaurantes de comida tradicional sueca (aparte de los arenques crudos del desayuno del hotel!), así que estuvimos comiendo en restaurantes de muchos sitios del mundo (americano, turco y mexicano además del japonés!) :)

Visita obligada es el Stadhuset, el ayuntamiento de Estocolmo, famoso por ser el lugar donde se entregan los Premios Nobel. Por cierto, no hay premio Nobel de matemáticas porque la señora Nobel engañaba a su señor marido Nobel con un matemático. O eso dice la leyenda urbana. Curiosamente estaban ensayando una ceremonia para los nuevos doctores en la que señores vestidos de antiguo dispararon varias salvas de cañones.

Royal Guard

Stockholm

En otoño (e invierno) anochece muy rápido en Suecia, así que a las 4 ya era de noche. Volvimos a Gamla Stan para verla con otro tipo de luz y encontramos una auténtica posada vikinga: Aifur. Está orientada para turistas, obviamente. Pero a mí lo vikingo me mola, y lo pasé pirata mientras bebía cerveza en vaso de barro mientras sonaba música vikinga y los camareros (vestidos de vikingo) gritaban cosas muy fuerte y te dejaban hacerte fotos con un casco y un hacha. Fus!


Al día siguiente (sábado), y porque aún me sentía vikingo nos acercamos al Historiska Museet, el Museo de Historia. Allí podemos aprender un montón de la historia de Suecia, habiendo un ala enteramente dedicada a... los vikingos! (por cierto, la tradición vikinga es menor en Suecia que en Noruega o Dinamarca, pero a mí me da igual).


Otro museo interesante el Museo Vasa, también conocido como el museo del EPIC FAIL sueco. Un rey decide hacer un barco enormísimo, lleno de oros, cañones y riquezas. Y a los 20 minutos de botarlo se da la vuelta y se hunde. Afortunadamente, los sedimentos del mar báltico lo conservaron muy bien y podemos verlo "la mar" de bien.

También visitamos la zona al sur de Gamla Stan, un poco más bohemia y joven y llena de tiendas más "alternativas".

El domingo nuestro vuelo salía pronto, así que nos dirigimos de nuevo a Arlanda, no sin antes comprar unos cuantos kanelbullen (esto sí es típicamente sueco) para compartir en España!

En resumen, Estocolmo tiene las ventajas de una ciudad pequeña (casi no tuvimos que usar el metro y había muy pocas colas en cualquier sitio), y a cambio tiene ese aire de gran capital europea: mucha vida, tiendas, museos, espectáculos... La añado a mi lista de ciudades europeas favoritas.

Puedes ver el resto de mis fotos de Estocolmo en este álbum de Flickr.

No hay comentarios: